30 días de huelga de hambre y sin noticias de la ONU

En su tercer día (ya cuarto, por la diferencia horaria con España) en el hospital Bellevue de Nueva York, Dorje Gyalpo, uno de los tres tibetanos en huelga de hambre frente al edificio de la ONU, continúa ayunando y reclamando una intervención de las Naciones Unidas para frenar la crisis que se vive en Tíbet.

“Los médicos le han recomendado de nuevo esta mañana que coma, debido a su mal estado de salud, pero se ha negado”, ha informado Tsewang Rigzin, presidente del Tibetan Youth Congress. “Ni siquiera ha querido que el doctor contacte con su familia para informarles de su estado, y le ha dicho: ‘Yo ya le he dicho a mi familia que cualquier cosa que me pase, es algo de lo que estaré orgulloso’. Ha pedido al doctor que mejor contacte con la ONU y les diga que responda a la petición de cinco puntos presentada por los protestantes”.

Dorje Gyalpo tiene 59 años y es el mayor de los tres ayunadores y fue obligado por la policía y personal sanitario a ser trasladado a un hospital cercano el lunes tras ser examinado por un médico. Suplicó que no se lo llevaran y un gran número de tibetanos llegaron a bloquear la 1ª Avenida para que la ambulancia no pudiese avanzar, pero finalmente fue evacuado e ingresado.

En el lugar de la protesta, Shingza Rimpoché y Yeshi Tenzin no han sido obligados a trasladarse a ningún centro médico, pero después de un mes sin comer, se dice que están entrando en estado crítico.

“China quiere acabar con toda la nación tibetana y el pueblo tibetano. Pero nunca lo conseguirán, es como un árbol. China ha estado cortando ramas pero nunca destruirán las raíces, así que el pueblo tibetano jamás se rendirá”, dijo Dorje Gyalpo a Voice Of Asia.

Ivan Simonovic, asistente del Secretario General de la ONU, expresó el día 19 su “profunda preocupación” por la salud de los tres, diciendo que estaría en contacto permanente y directo con el Secretario, Ban Ki-moon, y con el Comisionado para los Derechos Humanos, Navannethem Pillay.

También invitó a Tsewang Rigzin, presidente del Congreso de la Juventud Tibetana y organizador de la protesta, a mantener una conversación en su oficina. Durante este encuentro, Rigzin insistió en que la situación en Tíbet está empeorando y que se encuentra bajo una ley marcial no declarada, y pidió que la ONU intervenga de forma inmediata para evitar que se pierdan más vidas:

“Los tres protestantes en huelga de hambre están deseando esperar hasta su último aliento para oír que el Secretario General de la ONU diga algo sobre su petición de cinco puntos”, dijo Rigzin. “Cuando los tibetanos en Tíbet hacen su último sacrificio [auto-inmolándose] su esperanza es que las Naciones Unidas y la comunidad internacional sean su voz”, añadió.

(Fuente:¡Libertad Para Tíbet!)

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: